Los Or Genes De Ideas

Taller de trabajo y coaching de equipos Puntos clave para armar un plan de sintetizador

Debe notar que la persona táctica y educada se porta en concordancia con las normas de la etiqueta no sólo en las ceremonias oficiales, sino también en casa. La cortesía verdadera, en que base está la buena voluntad, es condicionada por el acta, el sentido de la medida que sopla que es posible, y de que no es posible hacer en unas u otras circunstancias. Tal persona alterará nunca el orden público, ni la palabra, ni por el acto no ofenderá otro, no ofenderá su dignidad.

Hablando brevemente, mientras que toda la otra Europa se ahogaba en, y los órdenes feudales se tenían aun en fuerza completa, Italia era el país de la nueva cultura. Este país merece por la justicia ser la patria llamada de la etiqueta.

"La persona, que habla solamente sobre él, solamente en él y piensa - afirma a D.Karnegi. - Y la persona, que piensa solamente en él - desesperadamente. Él, es muy instruído como si él ni era".

Largo por el tiempo del proceso del proceso de formación de las relaciones recíprocas entre las personas. Sin observación de estas normas son imposibles las relaciones políticas, económicas, culturales, pues no es posible existir sin respetar uno a otro, sin imponer a las ciertas restricciones.

En el tiempo presente casi se nota en todas partes la aspiración a la simplificación de mucha condicionalidad que prescribían a las etiquetas. Es un de los signos del tiempo: los ritmos de la vida que se han cambiado y que continúan cambiarse es social rápidamente las condiciones de vida por la imagen más fuerte influyen sobre la etiqueta. Por eso, es mucho de esto que era aceptado aun en comienzo o el medio de nuestro siglo, puede ahora aparecer absurdo. Con todo eso, las mejores tradiciones básicas, de la etiqueta, hasta habiendose modificado por la forma, se quedan vivir por el espíritu. La soltura, la naturalidad, el sentido de la medida, la cortesía, el tacto, y principal la benevolencia con relación a las personas, - aquí las cualidades, que ayudarán es impecable en cualesquiera situaciones vitales, hasta entonces, cuando no sois conocido con reglas cualesquiera menudas de la etiqueta, que hay en la Tierra una gran multitud.

Por desgracia, es completamente borrada la declaración hermosa de Cervantes: "No vale nada tan barato y no vale tan caro, como la cortesía." La cortesía verdadera puede ser sólo benévola, puesto que ella - una de las manifestaciones de la benevolencia sincera, desinteresada por la relación a todas las otras personas, con que a la persona cae encontrarse en el trabajo, en la casa, donde vive, en los lugares públicos. Con los compañeros del trabajo, con muchas conocidas en la vida cotidiana la cortesía puede ser pasada en la amistad, pero la benevolencia orgánica a las personas en general - la base obligatoria de la cortesía. La cultura verdadera de la conducta - allí, donde los actos de la persona en todas las situaciones, su contenido y la manifestación exterior sale de los principios morales de la moral y les corresponden.